Viaje a Nueva Zelanda. VII, y último post.. por ahora.

 

image

¡Hola!,  cansado del viaje pero muy feliz y contento de la experiencia y también de estar de vuelta en casa, paso al resúmen de lo que fueron los últimos días.

Okarito y Kaikoura.

Finalizaba la última crónica del viaje con mi caída al lago Okarito, pero no os expliqué mucho del lugar, y es precioso,un conjunto de lagunas y marismas junto al mar, en la costa occidental de la isla sur. Por la mañana hicimos un trekking por lo que sería algo parecido a nuestro camino de ronda, quizás un poco más salvaje, y regresando por una playa interminable durante más de 6 km.  Por la tarde canoa, con la zambulllida ya explicada en el post anterior y de la que me he recuperado sin mayores consecuencias. ¡Que frio pase!. No tengo fotos de ese día, la cámara se fue conmigo al agua y no puede recuperar nada.

Al día siguiente estaba planeado un trekking  por la zona, pero amaneció  gris, llovía mucho e incluso nevaba por momentos y también viento, por lo que  subimos a la furgo hacia la siguiente etapa y pasamos buena parte del día en el hotel esperando que amainase. Al final lo hizo un poco y aprovechamos para conocer las Pankakes Roks en Punakaki, lugar típico de visita en esta zona y en el que se contemplan unas formaciones rocosas al lado del mar horadadas por las olas.

image

Es bonito, pero el día no acompañaba, así que la visita fue rápida. Si que pudimos hacer un treking al final de la tarde siguiendo una senda al lado de un río.  Muy virgen, densísima de vegetación, tanto que la lluvia casi no alcanzaba el suelo, llena de pájaros típicos del lugar, pero los nombres son maoris y no me quedo con ellos. Se nos hizo tarde y tuvimos que volver corriendo con las mochila durate 6km.Aquí Gary no pudo conmigo y me vengué del día de la bici. Todavía resopla jejeje.

Al día siguiente fue ya de tránsito para volver a Christchurch donde tenía planeado alquilar un coche para ir a Kaikoura. Del viaje hasta Christchurch comentar que visitamos el famoso Arhur Pass que es el puerto de montaña que sirve para cruzar los alpes de este a oeste. Nada de especial. Asumo que la fama le viene dada más por su utilidad histórica como via de conexión de las dos vertientes que por su valor paisajístico que yo no supe verle.

Dicho lo anterior, retomo mi viaje a Kaikoura, mi último destino en la isla sur antes de volver a Auckland. Como os he dicho tenía planeado alquilar un coche para ir allí, y así lo hice, peo no contaba yo de nuevo con el exceso de celo esta vez de la encargada de la oficina de alquiler de coches, que se negaba a dármelo por la “tontería” de que mi carnet internacional estaba caducado…  son las rules me dice, y no hubo manera de convencerla, que solo me aceptaba el carnet español si tenía una traducción oficial al inglés, son las rules me dice de nuevo.. Me c.. en las p rules pienso yo.

Ya me veia pasando la noche en Christchurch sin nada especial que hacer cuando echo mano de google.. que digo que no seré el único despistado que viaja con carnet internacional caducado y sin traducción del español al ingles.. y escribo “fast traslation drive licence Christchurch” y bingo.. existe una compañía especializada en estos trámites , ya sabía yo que no me podía pasar solo a mi.  Es muy fácil, les envías por email foto del carnet  y ellos te lo traducen en 20′ y se le envían a la cia de alquiler y a tí simultáneamente. Todo por 40€ .

Lo que al final resultó surrealista es que la tipa que no me dejaba coger el coche y no me daba ninguna solución tenía delante de sus narices la propaganda de la empresa de traducción que yo encontré por internet.

Bueno pues solucionado el tema, me dan el coche, un Nissan con 170.000 km. Ahora entiendo el precio que pagué, y me voy hacia kaikoura. Desde que en Bay of Islands no pude bañarme con  los delfines lo tenía en mente, y de nuevo echando mano de google, encontré una empresa  que también ofrecían la oportunidad de bañarte con ellos en invierno, así que cogí el coche y para allí me fuí.

En el camino y por recomendación de Gary, paré en una laguna ubicada a 500 metros de mar en medio de un bosque muy frondoso y que se conecta con la playa por un riachuelo. Lo que lo hace especial  es que la laguna y el río son utilizados por las crias de focas para aprender a nadar subiendo incluso por el sendero. Te puedes acercar a ellas hasta casi tocarlas, yo hasta me tuve que apartar  en el camino para dejarlas pasar.

 

image

Kaikoura es un lugar precioso, una bahía en la costa este rodeada de montañas nevadas que tiene la peculiaridad de que en sus costa se juntan dos corrientes oceánicas que la hacen muy rica en vida marina por lo que por allí desfilan en migración un montón de peces y mamíferos marinos, haciéndola especialmente buena para la observación de ballenas y delfines.

 

Al día siguiente hacía un día buenísimo, y ya nohabía marcha atrás, tocaba subirse a un barco y tirase al mar a nadar con los delfines. La verdad es que es algo que siempre he querido hacer, pero yo pensaba en algo más tipo caribeño, con sol, y agüita a 25 grados y no a 9 como aquí.. pero todo lo bueno requiere una pequeña dosis de sufrimiento al parecer.

Tampoco te dan muchas opciones, es como lo del paracaidas. Según llegas al centro, te embuchan en un neopreno, unas gafas de buceo y un tubo, te suben al yate y cuando te quieres dar cuenta te has lanzado al agua. Supongo que si lo piensas mucho no te tiras.

Pero vale la pena, fue inolvidable, que fin de viaje. Tuvimos  muchas suerte y encontramos un grupo de 200-300 delfines según nos dijeron, yo no los conté.  Me tiré al agua y fue genial. Los delfines se te acercan a toda velocidad  y te incitan para que juegues con ellos, si te sumerges te sumergen contigo. También se mueven en círculos a tu alrededor  y si tú lo haces ellos te imitan. De repente se van y de repente vuelven a jugar, incluso llegan a tocarte con sus lomos. Eran tantos que no sabias a veces donde ponerte ni para donde mirar, una auténtica pasada. Hicimos como cuatro o cinco zambulliadas de unos 10′ cada una porque tampoco aguantas mas por la temperatura del agua, pero si por los defines fuera nos hubiéramos qedado allí con ellos todo el día.

Tras la experiencia de los delfines, cogí coche, avión y  a Auckland desde donde comienzo a escribir este último post. En un banco en la Victoria hill en Davenport. Es un dia precioso, espectacular, cielo azul, 17-18 grados, sin viento. He cogido un ferry  para ir al al otro lado de la bahía hasta este barrio.Es una de las partes “chic” de la ciudad, con tiendas de antiguedades, mercadillos restaurantes y pubs. Es mi último día y toca hacer valoraciones.Hace 18  días acababa de aterrizar  por fin en Nueva Zelada, y aunque venia muy dispuesto a que me gustase, tenia miedo que las expectativas  fueran demasiado altas, y no, para nada.

Pero voy a intentar ser objetivo : Veamos.

He visto paisajes imponentes,  con montañas nevadas,  lagos  de todos los tipos, grandes y pequeños, unos trasparentes que reflejaban el paisaje otros de color azul turquesa, algunos icebergs formados por el desprendimiento de los glaciares. Lagunas llenas de vida salvaje, playas interminables y desiertas, fiordos y géiseres que expulsan chorros de agua hirviendo. He hecho trekkings , algunos fáciles hasta otros mas complicados, casi todos intransitados.

En  fin… me he tirado en paraciadas, navagado en kajack por una de las maravillas naturales del mundo, he nadado con delfines, montado en bici por la orilla del mítico lago Wanaka, y hasta he bailado una haka. Me he caido en una lago de agua helada pero también me he bañado en pozas de agua hirviendo a 2000 metros de altura. He conocido a gente nueva y distinta. He visto como crias de foca aprenden a nadar en una laguna escondida. Todo ello solo, o acompañado de gente con las mismas ganas de viajar y disfrutar que yo. Encima lo he podido contar a traves de este blog a mi familia y amigos.

He pensado si tenía que mencionar lo que mas me ha gustado y  me cuesta elegir, quizás el trekking al Monte Cook, pero también destacaría el Milford Sound y Okarito.  Como vivencia, los dias del refugio fueron sin dudas especiales, nunca había bebido vino en una bolsa de plástico. Y como experiencias tirarme al vacío desde un avión no estuvo mal, pero nadar y interactuar con los desfines en kaikoura en un mar a 9 grados de temparatura tampoco.

En cuanto a lo negativo, que también lo hubo, destacar que entre las cosas perdidas pocas para ser yo, unas gafas de sol. Aunque podían haber sido muchas más si no es por la buena gente que habita este mundo y me va devolviendo lo que yo me voy dejando por allí, incluidos móvil cartera y pasaporte. Quizás hubiera estado bien que alguno de los hoteles tuvieran calefacción, que Gary hablase inglés y que no tuviese ínfulas de Carlos Sainz, que tampoco están las carreteras neozelandesas para hacer rallys, y menos con la Toyota hiace año 1990 que llevábamos. Los de Nz adventures y yo está claro que tenemos conceptos diferentes sobre lo que es una confortable y moderna “van”.

Nada importante en realidad por que creo que siendo objetivo este es este un gran  gran viaje, muy muy recomendable, incluso teniendo en cuenta la distancia. Yo por mi parte prometo repetir en el futuro, a mis hijos los traigo fijo. Quiero compartirlo con ellos. Y se de un par de amigos a los que se que esto les iba a gustar.

Ahora toca volver con las pilas bien cargadas y disfrutar  también del día a día  y de las vacaciones con mis hijos que prometen también ser muy especiales.

Muchas gracias de nuevo por seguirme y por vuestros mensajes aquí y en facebook. disculpad si no he respodido a algunos. Ha sido una gozada poder compartir esto con vosotros.

Hasta pronto

Javier

image

Un comentario sobre “Viaje a Nueva Zelanda. VII, y último post.. por ahora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s