Viaje a NZ V.- Queenstown.

 

Hoy, viernes 5 de julio de 2016, a las 11.45  de la mañana hora local, 1.45 a.m en Barcelona, he montado a una avioneta,  me han subido a 4500 metros de altura y me he tirado. Y durante cerca de un minuto, en caída libre, a 200km por hora, he tenido una de las experiencias más adrenalíticas de mi vida. Increible, quiero repetir ya. No he pasado nada de miedo, ni vértigo, ni mareo, ni frío ni calor ( y estábamos a 30 grados bajo cero allá arriba). Simplemente he alucinado, os prometo que me he relajado y he disfrutado como un niño. Todo esto en un minuto. El que pasa desde que te lanzas al vacío hasta que se abre el paracaídas 2000 metros más abajo, atravesando incluso nubes y disfrutando de una perspectiva única de los picos nevados, lagos y glaciares.  Con el paracaídas ya abierto, 10 minutos de descenso relajado, para disfrutar del paisaje. Si el país ya es maravilloso desde el suelo, verlo desde el aire no tiene precio.  Y encima el instructor se ha enrollado y me ha dejado manejar un poco la vela mientras descendíamos. Esto va a ser difícil de superar.

He modificado el orden cronólogico del blog. Aun estoy “shockeado” por el impacto del salto. Sé que debería dejar lo mejor para el final, pero no me he podido esperar a contarlo.

Estamos en Queenstown, capital mundial de los deportes de aventura y donde llegamos el jueves por la noche.

Antes, como os comenté hicimos salida en bici de montaña por el lago Wanaka. Dicho así parece un paseo por el parque, pero nada más lejos de la realidad. Gary ha puesto la directa y nos ha hecho sacar el hígado durante cerca de dos horas por senderos de barro y arroyos. No puedo decir lo de siempre, que si que bonito, que si el paisaje.. Tenía toda mi concentración puesta en no perder a Gary ni partirme la crisma. La verdad es que lo hemos pasado muy bien y ha sido divertido, pero a la vuelta , como íbamos con tiempo he ido más a mi ritmo y disfrutando, entonces sí, del entorno que la verdad lo merecía. El lago Wanaka es enorme, cerca de 100 km de largo. Vale la pena ir parando y contemplarlo con calma.

Al guía lo he perdido. Tampoco me ha parecido que se preocupase mucho él por no verme, pero es lo que se lleva por aquí, el kiwi style, vamos, que te busques la vida.

Por la tarde, trekking de dos horas cerca de un río en Queenstown. Fácil y sin tampoco demasiada gracia. Creo que es la primera excursión que no me ha gustado.

En cuanto al grupo,  como suele pasar, cada vez nos conocemos más y estamos más cómodos juntos. -Empezar a enteder a Gary un poco también ayuda-. Bonnie, una de Los Ángeles le enseña inglés y él se esfuerza en aprender, aunque sigue hablándome cómo si el que hubiera nacido en Auckland fuera yo. Pero bueno, al menos al resto les entiendo bien y me comunico ya con soltura. Con Gary es cuestión de tiempo espero. Lo importante es que nos reímos mucho.

Una historia interesante que he conocido hoy. En el viaje de Wanaka a Queenstown, hemos pasado por la conocida cómo  “la valla de los sostenes”. Os la explico por si no la conocéis.

Desde que en la navidad de 1999 aparecieran colgados varios pares de sostenes en una valla de una granja al pie de la carretera, no se sabe muy bien por quién  ni porqué, el lugar y lo que sucedía se hicieron famosos en la región. Se fué corriendo la voz de lo sucedido y se convirtió en una costumbre popular dejar sostenes en la valla. Actualmente está cubierta con miles de sujetadores, que gente de todas las partes del mundo deja allí. En varias ocasiones las autoridades han retirado las prendas, pero al poco tiempo se ha vuelto a llenar, así que finalmente se ha decidido dejarlas, convirtiéndose el lugar en un atractivo turístico y un símbolo de la lucha contra el cáncer de mama.

image

 

Sigo con el diario. Cómo os he dicho antes, el jueves por la tarde llegamos a Queenstown, y siendo la capital mundial  de los deportes de aventura aproveché la tarde para darme un garbeo y ver que ofrecían.

Aquí se practican todo tipo de actividades paranormales: puenting, rafting, boating, punching, sky diving, de todo. Cómo  tenía dudas, me acerqué a la oficina de turismo y allí me liaron. Me topé con la mejor vendedora del mundo. Una francesa de l’Ille que me convenció de que no podía marchar de Nz sin probar el sky daving. Y que iba a decir yo, que sí, que claro.Y en 15′ ya tenía la reserva hecha para mi salto al vacio desde 15.000 pies. Con eso en mente, regresé al hotel no sin antes beber un par de cervezas en un pub para superar el susto.

Y a las 8.00 am puntual me he ido al lugar de encuentro, no sin antes hablar con mis padres e hijos, pero sin contarles nada por supuesto, de lo que iba a hacer.

Cuando he llegado una buena noticia: los vuelos se suspenden por mal tiempo. Vaya que pena. Tranquilo, me dicen,  tienes suerte, en un rato podremos salir a volar. Vaya que bien.

Así, a las 10.30 a.m., me he subido al autobús que nos ha llevado al campo de vuelo. Cinco minutos de instrucciones, que por cierto he entendido perfectamente, y al avión, que es donde peor lo he pasado. El resto ya lo conocéis.

Dos apuntes gastrónomicos para acabar el resumen del día. He comido en Fergburger, una hamburguesería de Queenstown y uno de los restaurantes más famosos de NZ. La cola da la vuelta a la manzana. Yo me he colado. Luego por la noche,cata de vinos del país, muy buenos por cierto.

Quería contaros cosas curiosas de NZ y de los neozelandeses que ya he ido anotando, pero para no hacer muy largo el post, lo dejo para de aquí un par de días que espero volver a publicar.  Mañana nos vamos para el Fiorland, al Milford Sound, uno de los lugares más emblemáticos del país. Os lo cuento también en la próxima entrada.

Besos y abrazos

 

 

 

 

 

 

 

Viaje a NZ IV.- Monte Cook y Lago Wanaka.

 

Lo primero, muchas gracias por los mensajes que estoy recibiendo. Me lo estoy pasando muy bien escribiendo el blog y me alegro mucho de que lo sigais y que os guste.

Hoy ya he hablado con la familia así que no son necesarios recordatorios especiales  y me pongo ya a contaros como me va.

Y me va bien, muy bien.

Llegué a la isla sur el lunes a las 9.30 de la mañana como estaba previsto y no sin algún contratiempo superado con éxito.

No se porque, pero  intuí que viajar con Jetstar no sería lo mismo que con Emirates, así que el domingo despues de cerrar y publicar el blog me puse a distribuir ropa y calzado en las maletas para que la que embarcara no tuviera exceso de peso, y lo conseguí, la maleta grande se quedó en 20 kilos justos. Pero no contaba yo que los tipos de Jetstar en un exceso de celo profesional pesarían  también la maleta de cabina, y lo hicieron, y pesaba 11 kilos, 4 más de los que me dejaban. Solución pagar 150€ o reducir el peso ¿como? fácil, me calcé las botas de montaña,  me puse los pantalones de treking que tienen como 8 bolsillos, los llené de todo lo que pude,móvil, cargador de móvil , calcentines, estuche de la gafas … y oh milagro, reduje el peso a 7.5 kilos, y  siendo indulgentes me dejaron subir la maleta al avión.

Por cierto, el taxista que me llevo al aeropuerto, un indio sign con turbante azul enorme, resultó ser un fan del Barca, y aunque intenté explicarle que no era mi equipo, si no más bien todo lo contrario, no se dió por enterado y me tuve que tragar todo el camino las maravillas de Messi. Ni en las antípodas se libra uno de los culés. Al próximo que me pregunte de donde soy le digo que de Logroño.

Superados taxista culé y control de Jetstar me subo con mis botas de montaña al avión que aterriza sin más problemas en Cristchurch, la ciudad más importante de la isla sur y a las 11.00 am como estaba previsto me vienen a recoger los de Nz Adventures. Momento importante, conocer al resto del grupo. Dejo las presentaciones para más tarde pero os adelanto que la pandilla la formamos una australiana, un par de amigas de Los Ángeles,  Gary, que es el guía neozelandes y yo mismo, de Barcelona, Spain. ¿Suena bien eh?..

Presentados todos, subimos equipaje a la furgo ( porque aunque lo llaman van es una furgo y antigüa ) y sin más comenzamos el viaje atravesando la región de las llanuras de Canterbury, la única zona llana de la isla sur. Aquí se nota que es el invierno austral, de hecho estoy escribiendo este blog frente a la chimena del refugio. Además, se anuncia nieve para mañana.

Tras comer en un restaurante vegetariano de un  pequeño pueblo, en menos de una hora nos adentramos en los alpes neozelandeses.  Primera parada para hacer foto en lago Tekipo  (todos tienen nombre maoris) con los alpes nevados al fondo.  Fabulosas primeras vistas.  Además, por el efecto de no se que mineral que abunda en el fondo por la acción de los glaciares, las aguas son de c0lor tuquesa, algo que se repite en más lagos que nos iremos encontrando.

image.jpg

Tras las fotos, primera excursión y primer trekking, para subir hasta un observatorio astrónomico. Son unas dos horas de ascensión que se hacen duras pero vale la pena. La vista desde la cima lo merece: sucesión de lagos y montañas completamente nevadas. Lejos de todo, aislada, esta zona es una de las mejores del mundo nos explican, para observar el cielo por la ausencia de contaminación de todo tipo.  Deciros,no obstante, que desde que he llegado no he tenido una noche despejada para poder admirar el cielo.

Me quedo un rato allí, contemplando el paisaje, y de vuelta a la furgo para llegar al lodge donde dormiremos las siguiente dos noches. Se trata de una pequeña estación invernal con mini apartamentos y un restaurante donde cenamos.¡ Que bien estoy comiento estos días!. Comida sana y fresca, buenas carne y buen pescado, verduras  y legumbres. Eso sí no hay cobertura, ni wifi ni tv. No se puede tener todo.

Monte Aoroki o Monte Cook

image.jpg

He dormido 10 horas. He descansado realmente bién.

Hoy nos disponemos a visitar la montaña más alta de Australasia, y monte sagrado de los maoris. Día espléndido. Nos levantamos pronto, buen desayuno y nos ponemos de camino a las 8.30.  El viaje hasta donde comienza el trekking nos despierta. A los pocos kilómetros se divisa imponente la silueta del Monte Cook,  destaca entre el resto de las montañas y se refleja en  el lago final de glaciar que debió existir aquí hace miles de años.  Y allí nos vamos, aparcamos en un centro de información y nos disponemos a iniciar un trekkig que nos ha de llevar hasta la base de la montaña.

El paseo es nivel principiante pero es realmente precioso. Atraviesa rios, morrenas de antiguos glaciares,  lagos.. , y todo ello a través de un camino  plagado de puentes colgantes de más de 30 metros de altura. El final de la ruta nos lleva hasta el glaciar. Oimos el sonido del hielo resquebrajándose y los icebergs que se forman en el lago de los trozos de hielo que se desprenden de la paredes del glaciar.  No me extraña que los maoris adorasen este lugar.  Encantados con lo que vemos, comemos allí y recorremos el camino de vuelta.

Más tarde hemos subido a otro promontorio desde del que hemos visto otro glaciar, el Tasmanian, el más largo de NZ  (27 km) que acaba en un lago en que se ven los icebergs que forman los trozos de hielo que se desprenden del mismo. La cara b es que el glaciar retrocede cada año cerca de 400 metros.

Tras esta excursión, volvemos ya al hotel, para preparar la excursión del día siguiente: dos dias de trekking durmiendo en un refugio de montaña. Veremos.

Lake Wanaka (leer Wánaka)

(Lo siento no tengo foto para descargar )

7.00 am y nieva mucho. Gary anda preocupado pero mantenemos planes y a las 8 30 salimos hacia Wanaka donde comienza nuestra ruta. Sigue nevando, cada vez más y cuando llegamos nos informan de que no podemos acceder al refugio, así que cambio de planes, nos vamos hacia una nueva ruta cerca del lago Wanaka. Este es un lago más espectacular si cabe que los anteriores, enorme, lleno de islas interiores y montañas  escarpadas que caen sobre él. Para los seguidores del señor de los anillos, muchas de las escenas están filmadas aquí. Para los triatletas, lugar mítico donde anualmente se celebra un Ironman.

El camino nos lleva por un bosque de helechos gigantes hasta el lago diamond, llamado así por su forma y el color gris plata del agua ( supongo que lago de plata era más cutre). Seguimos la ascensión hasta la cima con mucha nieve pues se ha puesto a nevar otra vez, pero vale la pena. La vista del lago es espectacular. Descenso rápido  y al hotel. La verdad es que personalmente cambiar refugio por hotel con ducha caliente no me ha dado ninguna pena. Que le vamos a hacer. Mañana toca  bici. Está bien un cambio.

Antes de cerrar el blog queda presentaros a mis compis de viaje

Gary, el guía, no habla inglés, o al menos el que me han enseñado a mi.  Las yankees, para mi consuelo tampoco le entienden y cuando lo hacen me traducen. El tipo se descojona cuando se lo digo, pero vamos , es majo, cachondo. Guía no se que tal será porque nos confiesa que su profesión es la de chef y que ha trabajado en londres de cocinero durante un montón de tiempo. Le he preguntado si somos su primer grupo y me dice que no. Tendremos que creerlo.  Eso sí, si  os molan los deportes de aventura os invito a que subáis a un coche conducido por él. He optado por no mirar, asi sufro menos.

Las  amigas de Los Angeles. Jenny y Bonnie. Dos enfermeras que trabajan juntas de no se deciros la edad, una muy deportista, la otra no…. Me ayudan mucho a traducir a Gary y me río mucho con ellas. Para Bonnie es su primer viaje fuera de USA y todo le parece stunning.

La chica australiana. Una mujer estupenda de unos  70 años, que de vez en cuando deja a su familia en Brisbane y se lanza sola a recorrer el mundo. Le encanta caminar y ya me gustará llegar a su edad con su estado de forma.

Estarán conmigo hasta el lunes, luego me dejan solo con Gary. Espero para entonces entenderle un poco mejor.

Y me despido ya. Menudo rollo. La verdad es que estoy disfrutando mucho del viaje. Supera de momento las expectativas, y eran altas.

Muchas gracias de nuevo  por leer el Blog, sobre todo si habéis llegado hasta aquí.

Besos y abrazos.

 

 

 

Viaje a NZ.III, la isla norte.

Una pequeña introducción.  Comienza a ser difícil recordarlo todo, asi que para no olvidarme de nada,o al menos de la más importante y no hacerme pesado, escribiré tipo diario y publicaré por etapas.

La primera la dedico a la isla norte , y en concreto a Auckland, Rotorua y Bay of Islands.

Para acabar un par de mensajes:

Papá, mamá, estoy bien.

Javier,Pablo, Ines, us estimo molt i us trobo molt a faltar.

 

Auckland, la capital.

image.jpg

¡Kia Ora! Ya estoy aquí. Tras 16 horas de vuelo aterrizo en el Aeropuerto. El viaje no ha estado mal. No ha habido Upgrading pero el asiento era cómodo y he podido descansar y hasta dormir 6-7 horas, con lo que he llegado bastante despierto y dispuesto a aprovechar el día.

Primeras impresiones del país. 1.- Se nota la ascendencia inglesa, tienen moqueta en el areopuerto. Podría perfectamente haber aterrizado en Dublín.,y 2.- Tiene que ser un país de gente muy amable. Son educados hasta en inmigración y control de pasaportes, donde me han dado las gracias por venir al pais y me han felicitado por lo limpias que estaban mis botas, porque aquí, cuando llegas te revisan las botas de montaña para evitar que entren patógenos extraños. Good job! me ha dicho el tipo. Que orgullloso me he quedado. Antes un pequeño incidente con un perro, un beagle de la policía que ha olido las galletas que llevaba en la mochila y que habia cogido de la cesta del avión.  Pero cap problema, tambien el perro y la policía han sido amables y me han dado las gracias por mi colaboración (la policia, el perro no :)) .

Una vez pasados controles me hago con una tarjeta prepago para un mes por 25€. Es la mejor opción aquí para llamar fuera y tener internet 4g. y  con eso me voy al taxi y al hotel a descansar…. Pero no, es muy pronto y mi habitación no está preparada,  así que dejo la maletas, pido un mapa en recepción y me dispongo a conocer la ciudad. Hace un dia precioso de invierno y estoy contento de haber llegado ya y sin problemas. Me siento afortunado.

El hotel está céntrico, asi que en 10′ estoy en la calle principal, Queen street, la típica calle turística comercial con las mismas tiendas que en la mayoria de las ciudades, si bien no he visto ningún Zara. Lo que si la distingue es que está llena de tiendas de deportes de aventura y montaña.

La ciudad tiene un aire, solo un aire, a San Francisco, supongo por estar construida entre colinas que se dirigen al mar. Aunque presumen de tener una extensión superior a la de Londres, la verdad es que el Downton es pequeño y se puede recorrer andando. Llegue hasta el puerto, recorrí el muelle, donde comí, y luego visité la atracción más famosa de la ciudad, la sky tower. Desde arriba se divisa toda la región y compruebas que realmente  Auckland es enorme  aunque el cento sea pequeño y que el lugar donde se encentra es espectacular. Vale la pena subir. En resumen la ciudad está bien, muy abierta al mar y mucho espacio verde, limpia y segura, pero la crisis tambien ha llegado aquí y hay bastante,por no decir muchas personas,  durmiendo en la calle, y aqui ahora es invierno. Es la cara triste.

Constato de nuevo que son muy amables y es un pais fácil para viajar, aunque de geografía no andan muy bien. Me han preguntado de donde era, he dicho que de Barcelona y me han contestado,  ¡Ah!, la capital de España.

Finalmente,  ya de noche, me vuelvo al hotel donde tengo la habitación preparada y a dormir que al día siguiente toca madrugar.

Me esta gustando mucho.

Waitomo y Rotorua

image.jpg

Jet lag superado,es sábado 6.30 am y me siento como si fuera sábado 6.30 am: dormido. Tengo que estar a las 7.15 en la sky tower para coger un bus, así  que espabilo rápido, desayuno lo que puedo en el hotel y salgo pitando para allí. Hace un dia precioso, está amaneciendo en Auckland. Me siento muy bien.

He visto en google maps que en 10′ se llega, son las 7.05 y me piden que esta a las 7.15. voy bien… pues no, vamos que si pero no. Que llego a las 7.16 el autobús sale a las 7.30 y aun así soy el último y me lo hacen saber, muy amablemente eso si. C.. que difícil es ser puntual. La respuesta la  tengo en cuanto subo al autobús: todos japos. Me siento muy guiri.

Creo que es la primera vez que hago algo así. Es un tour organizado que contraté ayer mismo.  El autobús,muy cómodo y con wifi te lleva a la ruta de Waitomo y Rot0rua y de vuelta a Auckland. Te dan paquetito de picnic para comer y merendar y las entradas a todas las atracciones están incluidas. El guía comienza a hablar en cuanto subes y no para hasta que comienza el viaje de vuelta 8 horas mas tarde. Te dan mucha info del pais, which is nice, que dicen ellos todo el día, pero acabas con la cabeza como un bombo.

La  excursión,  muy bien, mejora las expectativas. Las Waitomo cave, son unas grutas ubicadas en un bosque frondoso, pero lo que realmente impresiona es que en las mismas habitan unos insectos que emiten luz fluorescente. Para que lo aprecies, te suben a una barca completamene oscuras, y oh milagro, mientras navegas por el río interior toda la gruta está iluminada por miles de lucecitas, es realmente como mirar un cielo estrellado, precioso, impresionante muy íntimo. Todo el mundo respeta el silencio. Disculpad  la cursilería pero fue hasta un punto místico, muy espiritual ver la vida y la luz que había en la gruta. Uno de mi grupo además se ha puesto a cantar una canción espiritual mahori allí en la oscuridad de la cueva a capela y con una acustica perfecta. Nunca hubiera pensado que en un tour organizado pasasen estas cosas.

De vuelta al bus, nos llevan a una granja en Rotorua donde nos hacen una demostración de perros pastores y una excursión por la granja con tractor. La gracia del tema es que ademas del paseo, paras a dar de comer a llamas, ciervos,ovejas y bichos parecidos. También te sueltan en un campo de kiwis  (frutales) para que comas si quieres, y por último una demostración de como se esquila una oveja. Pues ya que estoy me integro y me lo paso bien.

No he mencionado que el paisaje es precioso, pastos, rios, arroyos , lagos, bosques montañas…. La natureleza es muy generosa en este país. Mires donde mires.

Seguimos con el bus y llegamos a la última parada del día,  which is nice,  la zona volcánica de Roturua. Me siento como las ovejas que dirigía el perro pastor. En la entrada nos espera una anciana mahorí que se presenta como nuestra guía del tour.  Se trata de conocer más sobre la historia del pueblo originiario del país. Muy orgullosos de su pasado y tradiciones, están encantados que gente de la otra parte del mundo llegue hasta su casa interesándose por su cultura.

Resumen visita: espectáculo mahorí de hakas varias, incluida una con todos los turitas en pié bailando siguiendo sus intrucciones, ( muy muy guiri). Tour por la zona de los géiseres, muy chula, varios chorros de agua hirviendo a surgiendo a la vez de la tierra, alguno de cerca de 30 metros de altura y durante más de 20’seguidos. Eso si, apesta a azufre.

Quizás lo mejor la ruta por el poblado Maori con las explicaciones de Carol. Se emocionaba contando las historias de su pueblo y de como llegaron a Nueva Zelanda no hace más de mil años, desde algún punto de la polinesia navegando por el pacífico mediante grandes canoas, en total siete que representan a las siete tribus originarias del pueblo Maori. Todo esto lo cuento pra que veáis que he estado atento.

De vuelta al autobús, y está vez ya en silencio, de camino a Auckland me duermo, creo que eso si no lo había conseguido nunca. A las 8.15  pm nos dejan en la parada y me vuelvo al hotel reventado pero en el camino entro en el súper y compro fruta. Tengo que desintoxicarme de la comida del picnic. No era mala pero necesito algo fresco. Para acabar de relajarme entro en un pub que tiene buena pinta y tomo una cerveza neozelandesa (speights). Es pronto aun para ellos siendo sábado noche y no hay mucha gente. Estoy un rato conectado al wifi y poniéndome al día y me vuelvo a hotel a pegarme una ducha de agua caliente, ha estado lloviendo y me empapé en Rotorua.

¡Y a descansar que mañana toca más!

Bay of Islands

image.jpg

Último día en Auckland. Hoy ya me he despertado con la alarma del iphone. Jet lag definitivamente superado. Bajo antes a desayunar y a las 7.00 ya estoy en la calle, a las 7.10 en la parada, y oh sorpresa, soy de nuevo el último. Deben dormir aquí por que no se que hacen media hora antes subidos al autobús.

Hoy vamos dirección norte. El paisaje vuelve a ser precioso, más tipo subtropical con vegetación más exótica, pero también igualmente verde. Ha estado lloviendo durante la noche pero se va despejando. Nos dirigimos a Bay of Island, un pequeño golfo a tres horas de Auckland donde haremos un pequeño crucero para ver y nadar con delfines si hay suerte… Pero  ya os adelanto que no. Un día muy ventoso impide que el barco se aleje de la costa, así que después de dos horas de navegación visitando las islas de la bahía volvemos resignados al puerto. Hemos visto delfines a lo lejos, a unos 300 metros, pero no nos hemos podido acercar lo suficiente, asi que nos han devuelto al puerto y de nuevo al bus de vuelta para la city. La excursión merece igualmente la pena, el lugar es precioso y he disfrutado del paseo en el yate.

Ya en Auckland me voy hoy directo al hotel. Tengo que preparar el viaje de mañana que empieza lo serio. Avión para la isla sur. En el aeropuerto de Christchurch me estará esperando el grupo al que me uniré para recorrer la isla sur, la más salvaje de las dos grandes islas de NZ, durante las próximas dos semanas. Estoy un poco ac.. de lo exigente que va ser  y por el tiempo que nos vamos  a encontrar. Cruzemos los dedos.

No se como andaré de cobertura, así que iré escribiendo y cuando pueda colgaré el próximo post.

Besos  y abrazos

 

 

 

 

 

 

Viaje a Nueva Zelanda II- De camino.

¡Por fin! Comienzo a escribir a punto de embarcar, a ver cuando acabo… Los últimos días han sido un poco locos, pero ya me voy. Creo que lo llevo todo, o debería, a juzgar por las cacho bolsas que cargo y el tiempo que le he dedicado al tema. Pero en Nz es invierno y me voy de trekking, así que debo ir preparado para un montón de actividades y probablemente bastante frio. Pero algo se me se olvida seguro, no sería yo si lo tuviese todo controlado.

Ha sido raro llegar al aeropuerto y embarcar de forma rápida y fácil. Acostumbrado a ir con mis tres hijos, hoy ha sido bastante más sencillo. Los echo de menos, claro, pero todo tiene sus ventajas… Hijos míos no os enfadéis si leéis esto.

El viaje ha comenzado realmente bien. Estaba en la cola para embarcar, y al pasar el control ha pitado mi billete, me han sacado de la fila y me han llevado a otra para ¡¡¡hacerme un upgraded a primera clase!!! no business no,! first¡,.Es como un mini apartamento.El asiento se reclina como una cama, el equipaje se guarda en tu propio espacio; paleto de mi he preguntado que hacer con las bolsas porque no había los típicos armarios y muy amablemente me han hecho ver que en mi mini apartamento cabía un camión.

Luego una azafata me ha preguntado a que hora me quería duchar¿?¡ducharte en un avión! igualito que clase turista pullmantur y las colas para ir al Wc. En fin, wi fi, champangne , tv pantalla plana 25, consola nintendo,  set de ducha y baño, ¡hasta un jersey y pijama ! mi propio bar y un montón de cosas más, he pensado en no bajar y que pasar mis vacaciones en este airbus 380 no era una mala opción. Como eso no ha podido ser me he llevado en la mochila todo lo que me cabido.

image

 

Cena a la carta, dormir en una cama y ducharte al despertar. Eso si es viajar.

Breve parada en Dubai y de nuevo al avión, ya directo a Auckland, 15 horas de vuelo me esperan y no creo que sea tan afortunado esta vez con el asiento…. Pero si Dios quiere, esta noche, por la mañana en Nz habré llegado al final del trayecto de ida, primera etapa del inicio del Viaje.

Os seguiré contando.

 

 

 

Viaje a Nueva Zelanda I

Desde que hace ya muchos años, creo que cuando tenía aproximadamente 18, leí un reportaje sobre nuestras antípodas en el Magazine del domingo de La Vanguardia, siempre he querido visitar Nueva Zelanda. No sé explicar exactamente que es lo que tanto me atrajo, y sinceramente más allá de un par de fotos tampoco recuerdo demasiado del reportaje, pero supongo que fue como a muchos, el hecho de estar en nuestras antípodas junto con esa imagen de país amable próspero y precioso a la vez en el que parece tan apetecible vivir. Desde entonces, comencé a leer revistas y artículos sobre el país, su cultura, tradiciones y sobre todo sobre su espectacular naturaleza, la ganas de conocerlo fueron aumentando,y así hasta ahora.

Paralelamente, hace tiempo que tenía en mente abrir un blog y escribir sobre temas diversos, y esta, he pensado, que es una buena ocasión para unir las dos cosas.

Porque por fin, la próxima semana, el día 27 de julio, me voy, y durante cerca de tres semanas viajaré por Nueva Zelanda recorriendo la isla norte, poco, y la isla sur, mucho.

A traves de este blog pretendo diariamente ( o cuando buenamente pueda), relatar las experiencia de mi viaje, como una forma principalmente de comunicarme con mis hijos y contarles todo lo que me vaya pasando. Así, además les echaré un poco menos de menos. Ojalá en el futuro pueda repetirlo con ellos. A Pablo, le tengo de hecho enfadado, pues de tanto hablar de mi quimera también es un poco la suya, y siento no poder llevarlo conmigo. También es verdad que hay viajes que uno debe hacer solo, y este puede que sea uno de ellos. Ya veremos.

En la próxima entrada contaré los preparativos previos del viaje. Estoy mas que nervioso, excitado por la experiencia, y ansioso de subirme por fin a las 22.40 del miércoles 27 de julio al avión,que con parada en Dubai, ha de llevarme al destino de mi primera etapa en Nueva Zelanda, Auckland, la ciudad más grande del país y base durante los tres primeros días de mis excursiones por la Isla Norte y donde aterrizaré el viernes a las 10.30 de la mañana hora local.

Os seguiré contando.

Besos y abrazos